El Hamburgo, después de vencer en semifinales al todo poderoso Kiel, pudo con el Barcelona Intersport en la final, el otro gran favorito, y se ha llevado la Liga de Campeones de balonmano (29-30). Dos grandes paradas de Bitter, el cual quedó con 19 paradas, en el momento decisivo, marcó la diferencia ante el equipo azulgrana, que tuvo la oportunidad de llevar el encuentro a la segunda prórroga en dos ocasiones pero fallaron Juanín García y Gurbindo frente al portero.


Había tenido el Hamburgo una clara ventaja de 24-20 en los últimos minutos, tras una muy buena segunda parte, pero apareció Sterbik y el ataque de los culés, liderados por su capitán Víctor Tomás. Sin embargo, fueron minimizados durante gran parte del encuentro, para llevar el duelo a la prórroga.

Lindberg y Michael Kraus fueron los máximos artilleros de los alemanes. En el Barcelona aportaron ocho Rutenka y siete Víctor Tomás, pero el conjunto que dirige Xavi Pascual se quedó a las puertas de lograr su novena Liga de Campeones. El Hamburgo, que empezó la competición en la previa, levanta la primera de su historia, siendo este su segundo título europeo tras la Recopa conseguida en 2007 frente al Ademar León.


El danés Lindberg, con 102 goles, ha sido el máximo anotador del torneo, donde ha estado imparable en los 7 metros.