El jugador de cricket australiano Phil Joel Hughes ha fallecido dos días después de entrar en coma tras recibir un pelotazo en la cabeza durante un partido en Sydney. Hughes recibió el pelotazo justo detrás de su oreja y debajo del casco.

El jugador de 25 años se tambaleó antes de caer. Durante media hora fue atendido en el terreno de juego. Luego fue trasladado al hospital St. Vincent, donde fue operado. El lanzador que le golpeó, Sean Abbott, quedó abatido tras el incidente. Ambos eran amigos íntimos y ex compañeros de equipo.

La Federación Australiana de Cricket informó de la muerte del deportista, que permanecía en coma inducido desde el martes, tras el golpe que recibió.