El Real Madrid ha conquistado su tercera Copa del Rey consecutiva, algo nunca visto en el nuevo formato, al superar por 85-81 al Herbalife Gran Canaria en la final de esta espectacular y emocionante Copa ACB 2016. Los canarios, que pasaron a su primera final de la historia, no pudieron rematar su gran torneo y conseguir así lo que sería su primera Copa, que al final ha sido la vigésimo sexta para los merengues.


Fue un duelo muy equilibrado en el que las pequeñas ventajas que siempre tenía el Real Madrid definió el color final del encuentro, que tuvo su momento tenso en los últimos segundos. Gustavo Ayón fue galardonado MVP con 15 puntos y 6 rebotes para 21 de valoración, números parecidos a los del capitán Felipe Reyes que fue también determinante (12 puntos y 6 rebotes). El veterano Albert Oliver tuvo otra gran actuación con 16 puntos. Todas las estadísticas aquí.

1º cuarto

Defensa muy intensa de los blancos en los primeros compases del partido, y con mucha superioridad especialmente de parte de Reyes y Ayón bajo el poste (11 puntos entre los dos en estos primeros 10 minutos) y dominando el rebote con 10 capturas, de forma que el Madrid arrancó mucho mejor y llegaron a ponerse a 10 puntos (6-16). Sin embargo, un parcial de 7-2 final, sirvió para que los amarillos se reengancharan antes del segundo cuarto (18-24).

2º cuarto

Un parcial de 6-0 de inicio para empatar el Gran Canaria fue contrarrestado por 7 puntos seguidos del Real Madrid. Así, la iniciativa la mantenían los madrileños, liderados por su capitán Felipe Reyes quien era el máximo anotador con 8 puntos. Mayor porcentaje de acierto (58% a 44% de los canarios), y más capacidad reboteadora para el Madrid (24 capturas frente a las 15 de los hombres de Aíto García Reneses). Pero el Gran Canaria no se quería despedir de la final, y nuevamente con unos buenos últimos minutos se quedaron a tan sólo dos puntos en el marcador antes de ir a vestuarios (38-40).

3º cuarto
Báez arrancó la segunda parte con un triple y poniendo por primera vez al Gran Canaria por delante. Aunque poco a poco el Real Madrid se beneficiaba de varias pérdidas de balón de su contrincante y de la superación en el rebote ofensivo, y así recuperaban terreno. De todas formas, el Gran Canaria siempre apretaba en los últimos minutos y marcharon a los 10 minutos restantes con 62-59 gracias a un triple de Pangos. El buen pick and roll de los canarios dejaba lagunas en la defensa merengue, siendo esto la principal debilidad del equipo de Pablo Laso.

4º cuarto

El Madrid no era capaz de despegar, pero sí de conseguir pequeñas rentas que ya podían ser cruciales en la final. Lograron un parcial de 9-5 en los primeros 4 minutos, aprovechando pérdidas, corriendo y reboteando en ataque (71-64). Aunque empezaron a encontrarse incómodos en defensa, y entraron en bonus con algo más de 5 minutos por jugarse.

Esto no supieron aprovecharlo debido a los fallos en ataque que se pagaban ya muy caros a estas alturas de partido, y el Gran Canaria a tres minutos de final veía como se le escapaba la Copa (78-68). Y con menos de dos minutos, el Real Madrid volvió a conseguir la máxima del partido con 82-70, poniéndose de cara el encuentro para ellos con +12.

Pero el Gran Canaria no había dicho todavía su última palabra, y con triples consecutivos de Oliver y de Rabaseda, que robaban balones en los ataques pacíficos del Madrid intentando solo perder tiempo, se ponían a 6 puntos. Ayón recibió una falta que falló uno de los tiros libres, y lo aprovechó Oliver metiéndose hasta la cocina. Acto seguido, Rabaseda encestó de tres incendiando el final de encuentro, pero Sergio Rodríguez no falló en los tiros libres y un rebote defensivo tras un triple fallado de Pablo Aguilar dejó por imposible la remontada del Gran Canaria.