La tercera edición del Campeonato del Mundo de Flag Football se celebró el ciudad surcoreana de Daegu (ya solo en modalidad de 5 vs. 5), donde la selección francesa maravilló en las dos categorías y se proclamaron como las nuevas campeonas del mundo.

Francia doblegó a Dinamarca en la final masculina por 49-20 y se reivindicaron tras el bronce que se colgaron hace dos años. La defensora del título, Austria, se quedó sin medalla al verse derrotada por 45-33 ante Thailandia, quien subió al último escalón del podio de este Mundial 2006.

Las chicas francesas también se llevaron la máxima gloria y se resarcieron de la final perdida en 2004. Tras un duelo de infarto, acabaron llevándose el gato al agua por 51-49 ante el combinado de Japón. Por su parte, Finlandia dejó sin bronce a Suecia.