En St-Jean-Sur-Richelieu, Quebec, el equipo anfitrión ganó el oro Mundial de Flag Football en categoría masculina. Canadá se llevó el título tras vencer a Dinamarca por 12-6, mientras que Francia, defensor del título, barrió al combinado estadounidense en la pelea por el bronce (45-0).

Pero Canadá no pudo completar el doblete en casa. En la categoría femenina, México lo impidió derrotando a las canadienses por un ajustado 27-18 en la pelea por el campeonato. Las galas replicaron la actuación de la selección masculina y completaron el podio, superando por 19-13 también a Estados Unidos.

Francia, campeonas del mundo en 2006, cede nuevamente el reinado a las mexicanas que se proclamaron campeonas hace cuatro años.