Webber dejará la F1 este año y fichará por Porsche, escudería con la que podrá disputar las 24 horas de Le Mans y el WEC (Campeonato del Mundo de Resistencia). Kimi Raikkonen es el mejor situado para ocupar el asiento que deja libre en Red Bull.


El australiano se convierte en el fichaje estrella de Porsche para su regreso a la categoría LMP1 en el Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC). El piloto de 36 años se muestra muy agradecido por su etapa en la F1, y afronta el nuevo reto con ilusión y muchas ganas, para él es un honor para el fichar por Porsche y se ha desecho en elogios hacia los alemanes. Webber vuelve a una competición en la que ya ha corrido, en 1998 y 1999, y en ambos casos con Mercedes. Su última participación en el mundo de la resistencia fue en las 24 Horas de Le Mans y no acabó demasiado bien: tuvo un accidente y, como Peter Drumbeck, dio una vuelta de campana en el aire. En esta nueva aventura, el australiano se unirá a Timo Bernhard, Romain Dumas y Neel Jani en Porsche.

¿Quién le sustituirá en Red Bull?

Tras el anuncio, se abre el debate de quien podría ser su sustituto y compañero de Sebastian Vettel, aunque ya hay varios nombres encima de la mesa de los responsables de Red Bull Racing, y el que suena con más fuerza es, ni más ni menos, que el de Kimi Raikkönen. El finlandés, que ya formó parte del entramado Red Bull en su etapa en los rallies, acaba contrato con Lotus y para la escudería campeona y líder del vigente Mundial sería un fuerte golpe de efecto a sus rivales si consiguen hacerse con uno de los corredores más fuertes de la parrilla. Por otro lado, y siempre que no se llegue a un acuerdo con Raikkönen, en Red Bull podrían apostar por alguien de la casa, es decir, los pilotos de Toro Rosso Jean-Eric Vergne o Daniel Ricciardo. En teoría, la escuadra de Faenza sirve de cantera para los corredores de la estructura de Red Bull pero todo dependerá de los resultados que estos consigan si quieren dar argumentos a sus jefes para lograr la promoción. La salida de Mark Webber de la Fórmula 1 provocará, a buen seguro, un huracán de rumores que afectará no sólo a Red Bull, sino a otros equipos como Lotus o Ferrari, ya que Massa no tiene el asiento asegurado en 2014.