Natalia Rodríguez ha conseguido, con cinco años de retraso, la primera medalla de oro internacional de su carrera deportiva al heredar el título europeo de 1.500 metros en sala que conquistó en Turín 2009 la rusa Anna Alminova, cuyos resultados desde febrero de aquel año han sido anulados por dopaje.

Alminova ya había sido suspendida tres meses por dopaje en 2010 y ahora, según informa la IAAF en su boletín, ha sido castigada con 30 meses por anormalidades en el pasaporte biológico. La sanción concluyó el pasado mes de mayo.