Las jugadoras de balonmano playa podrán elegir las equipaciones que prefieran en las competiciones nacionales, según anunció la Directora General de Deportes del Consejo Superior de Deportes (CSD), Ana Muñoz, al término de la reunión que mantuvo con el presidente de la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM), Francisco Blázquez.


 La reunión se produjo para analizar el contenido de la normativa internacional, asumida por la Federación Española, relativa al uniforme de los equipos femeninos de balonmano playa, "cuyo carácter de uso obligatorio puede ser sexista", según explicó este miércoles Ana Muñoz. Las normas de juego de la Federación internacional, asumidas desde 2010 por la Federación Española, exigen que el uniforme de las chicas "deje el estómago al aire", que el bikini inferior no tenga en su parte más ancha más de 10 centímetros, mientras que el de los chicos señala que el pantalón puede ser holgado y largo, aunque 10 centímetros desde la rótula, como máximo.