El Tour de Francia 2014 ha sido una edición marcada por el abandono temprano de dos de los grandes aspirantes, el británico Chris Froome y el español Alberto Contador; pero sobre todo y también por el dominio arrollador ejercido por el italiano Vincenzo Nibali. El ciclista del Astana, el más fuerte en la montaña, también el hombre de entre todos los grandes favoritos con más días de competición previos, comenzó a avisar con su temprana victoria en la segunda etapa, en Sheffield. Pero también con su solvente actuación sobre el empedrado temido de la quinta etapa.

El podio lo completaron dos franceses, Péraud y Pinot, quienes le arrebataron al español Alejandro Valverde, que afrontaba su séptima participación, la 2ª y 3ª plaza, aunque logró un 4º puesto que es su mejor clasificación en la general.

Este resultado llega después de varias jornadas asentado en la segunda plaza provisional, un cajón del podio que perdió en los Pirineos y no pudo recuperar en la crono del penúltimo día.