La canadiense Eugenie Bouchard no tuvo nada que hacer ante la bicampeona de Wimbledon, Petra Kvitova. La checa alzó su segundo Grand Slam de Londres después del conseguido en 2011. 

Kvitova no dio opción alguna en los 55 minutos que duró la final. El potencial de la joven procedente de Canadá (tiene 20 años) y su determinación no se vio brillar y Kvitova lanzó puntos ganadores para todos lados, y definió la final menos disputada desde que Steffi Graff se dejase ganar sólo 3 juegos ante Monica Seles en 1992.