La selección turca femenina de voleibol derrotó por 3-1 a Alemania en el partido de vuelta de la final de la Liga Europea 2014, y se alza con su primer título después de que en la ida también ganasen por 3-1.
Además, podrán disputar el World Grand Prix del 2015. Turquía garantizó el campeonato como visitante al adelantarse por 2-0 en los sets y llevarse el partido 3-1 tal y como hizo en el encuentro de ida. La clave para las turcas fue la lectura en el bloqueo: funcionó a la perfección y con 17 puntos directos marcó una tendencia decisiva en el marcador. Kubra Akman, goleadora con 18 puntos, se anotó en 8 oportunidades por esa vía de juego.