Un misil en forma de croché de izquierda de Wladimir Klitschko puso punto final en el quinto asalto a su 17ª defensa de sus títulos de los pesos pesados (OMB, AMB y FIB) ante el búlgaro Pulev.

Pulev fue valiente, aguantó un enorme castigo, pero que acabó sucumbiendo al sin discusión actual rey del peso completo: récord de 63-3. El ucraniano desplegó un boxeo más vistoso, impactando continuamente en la Cobra Pulev, invicto hasta este combate.