La selección de Polonia ha conseguido llevarse el bronce en el Mundial de Qatar 2015, venciendo a los campeones del mundo de 2013, el seleccionado español, tras jugar una prórroga y acabar 29-28. España perdió el fuelle desde el minuto 55 cuando ganaban de dos goles y todo parecía apuntar que se llevarían la medalla.

La velocidad polaca comenzó destacando, en especial Jurecki, y un gris ataque español da a Polonia una ventaja inicial de 3 goles en el arranque de partido. Gracias a Aginagalde, España consiguió parcial de 2-0 para España, y poco a poco el encuentro se convirtió en un toma y daca entre ambas selecciones, para descansar con el marcador en 13-13.

El segundo tiempo se mantuvo igualado hasta que Víctor Tomás desequilibró un poco el partido aprovechando superioridad numérica, pues Syprzak fue excluido por reiteradas faltas a Maqueda, marcando el extremo 2 goles seguidos (19-17). Acto seguido, Wyszomirski también fue penalizado con 2 minutos, y la diferencia ahora era de 3 goles (18-21).

El blocaje español de Guardiola y Virán Morros aguantó la exclusión de Entrerríos, cediendo tan solo un gol. Pero en los últimos 10 minutos llegó el declive de los hispanos: no podían correr, no veían a los extremos, no encontraban el pase al pivote, no alcanzaban a lanzar con ventaja, ni a buscar huecos. Szyba empató en el último segundo (24-24) tras haber estado pocos hábiles en impedir el lanzamiento del zurdo.

Y en la prórroga, más hundimiento físico, porque España, sin velocidad y sin lanzamiento, se vulgariza en ataque, donde se encontró incómoda y errática. Devolvía los goles, pero era incapaz de subir un tono la intensidad, y por todo eso cayó ante Polonia.