A menos de 500 días para el inicio de los Juegos Olímpicos 2016 en Río de Janeiro, todas las obras están al día pero preocupa la contaminación del agua de la Bahía de Guanabara, en donde se disputarán las regatas de vela




"Estamos al día en los plazos, en los horarios y en el presupuesto. Las obras de las instalaciones deportivas están todas con más del 30 % concluido y la mayoría con más del 50 %", afirmó el director de Comunicación del Comité Organizador Río 2016, Mario Andrada.
Pese a ello, el portavoz dijo que la ciudad brasileña no puede descuidarse debido a que ya hay poco tiempo para resolver cualquier problema.
"Río está preparándose para la fiesta y para los Juegos. Va a entregar todo lo que prometió, pero estamos en una fase en la que tenemos que estar muy atentos. Solo faltan 500 días y si cometemos un error no tendremos tiempo para resolverlo", dijo.
Admitió, no obstante, que la descontaminación de la Bahía de Guanabara, que baña la zona norte y el puerto de la ciudad, es lo que más preocupa a los organizadores.
"La Bahía es nuestro mayor foco de atención. Tenemos que correr. Las tareas (de descontaminación) están un poco atrasadas", afirmó.
Río de Janeiro se comprometió a ofrecerle tratamiento hasta al 80 % de las aguas negras que son arrojadas a la Bahía hasta el 2016, pero, en medio de las protestas de los regatistas por tener que navegar en aguas en las que es posible chocar con mucha basura, las autoridades regionales admitieron recientemente que difícilmente conseguirán esa meta.
Sin embargo, en la visita que la comisión de inspección del Comité Olímpico Internacional (COI) hizo a Río el mes pasado, las autoridades nuevamente se comprometieron con la meta inicial.
En la visita de febrero el COI dijo haber visto importantes progresos en las obras pero alertó sobre el estrecho margen para concluir a tiempo el campo de golf, el velódromo y el campo para las pruebas de equitación campo a través.
De acuerdo con el COI, las tres instalaciones están con sus cronogramas al día pero un atraso o alguna dificultad puede comprometer las competiciones de prueba que tendrán que ser organizadas antes de los Olímpicos.
El Comité Organizador no está preocupado con esas instalaciones y admitió que, a menos de 500 días de la apertura de la cita olímpica, tiene que doblar sus esfuerzos.
Preocupa la contaminación del agua de la Bahía de Guanabara
El alcalde de Río de Janeiro reconoció que la publicitada meta de limpiar las vías fluviales de la ciudad para la justa posiblemente no se alcance.
En una entrevista para SporTV, el alcalde Eduardo Paes dijo que la limpieza de la Bahía de Guanabara, el canal lleno de aguas negras y basura donde se realizarán las competiciones olímpicas de vela, "es algo que debimos ser capaces de conseguir".
"De hecho es una oportunidad desperdiciada", señaló Paes, y agregó que "como habitante de Río, creo que es una vergüenza".
Sin un sistema bien desarrollado de recolección y tratamiento de aguas residuales o una recolección confiable de basura en el área urbana que rodea la bahía, toneladas de basura y aguas negras fluyen a la bahía, así como a otros cuerpos de agua, incluidas las afamadas playas de Río.
Aunque los primeros programas gubernamentales para limpiar la bahía datan de más de 20 años, se ha tenido poco progreso, y en la candidatura olímpica de Río, las autoridades prometieron un esfuerzo masivo de limpieza que sería un legado imperecedero de los Juegos.
Pero conforme se acerca la fecha del suceso, hay poca evidencia de progreso y un constante cambio en el plan para recortar el flujo de aguas residuales sin tratar. En estas condiciones, autoridades estatales, desde el gobernador hasta los altos funcionarios ambientales, han expresado su escepticismo de que se cumplan las promesas olímpicas. Paes agregó su voz al coro en la víspera de que se llegue a los 500 días antes de los Juegos de 2016.
Los atletas también se han manifestado sobre las condiciones del agua en la Bahía de Guanabara, y muchos se preocupan por enfermarse con el rocío de las contaminadas aguas, así como de potenciales choques con basura flotante.
Sin embargo, las autoridades olímpicas siguen insistiendo que se cumplirán las promesas, y se limpiarán las salobres aguas antes de la competencia.


Fuentes: Agencias EFE y AP