La final de la Eurocup 2015 está casi decidida al derrotar el Khimki ruso al Herbalife Gran Canaria por un contundente 66-91 en la ida, jugada en el Gran Canaria Arena. Ahora toca esperar a que el club español consiga una gesta para que remonten en Moscú e intenten llevarse el trofeo. Los rusos fueron superiores en todo momento y los canarios fueron por detrás del marcador durante todo el encuentro.

La primera parte mostró un ataque muy precipitado con defensa desordenada del Herbalife, lo que provocó un inicio devastador del Gran Canaria en el segundo cuarto: de 19-21 a 19-29. Tomas Bellas paró la racha con un triple. Sin embargo, los hombres de Aíto García Reneses andaban con nervios y estaban incómodos, con alguna canasta de mérito dentro de su desbarajuste ofensivo (33-40 al descanso).

Eulis Báez tiró de los suyos para intentar que el Khimki no desapareciera en el marcador, pero estos mantuvieron su buen juego y serio para mantener a su equipo en cabeza. Finalmente, un parcial de 1-16 con el que empezó el último cuarto rompió el partido y casi la eliminatoria.