Trece senadores estadounidenses le pidieron a la FIFA que le quite a Rusia el Mundial de 2018 y se lo dé a otro país como castigo "por las continuas violaciones de la integridad territorial de Ucrania"
Un grupo de senadores estadounidenses escribió una carta a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) instándola a que estudie la posibilidad de impedir que Rusia celebre el Mundial de fútbol de 2018 por su papel en la crisis en Ucrania y la ocupación de Crimea

En una carta fechada ayer y enviada hoy, trece legisladores demócratas y republicanos estadounidenses aseguraron que "animan con fuerza" al ente rector del fútbol mundial a que cambie la sede de la competición global, a disputarse del 14 de junio al 15 de julio de 2018

"Con el objetivo de poner fin a la crisis en Ucrania y garantizar una exitosa Copa Mundial 2018, alentamos a la FIFA a negar al régimen de (Vladimir) Putin el privilegio de albergar el Mundial de 2018 y a hacer preparativos para un país anfitrión alternativo", señalan los senadores en la carta que fue enviada al suizo Joseph Blatter, presidente del ente rector del fútbol mundial
En otro fragmento del escrito, los senadores sostienen: "Permitir que Rusia celebre la Copa del Mundo de la FIFA aumenta de forma inapropiada el prestigio del régimen de Putin en un momento en que debería ser condenado y le ofrece un alivio económico en un momento en que el buena parte de la comunidad internacional está imponiendo sanciones económicas contra Moscú por el desmembramiento de Ucrania"
Según los senadores, 40 países, todos ellos miembros de la FIFA, han implementado sanciones contra Rusia "en un esfuerzo para terminar el conflicto". La carta además fue firmada por el también republicano John McCain, presidente del Comité de Servicios Armados del Senado al igual que Richard Durbin, el segundo demócrata más importante en el Senado. 
Una copia de la misiva fue enviada a también a la Federación de Fútbol de Estados Unidos

Fuente: DPA