Los triatletas españoles Mario Mola y Javier Gómez Noya debieron conformarse con la segunda y la tercera posición del podio en la tercera prueba de las Series Mundiales, disputada en Gold Coast (Australia), ante el poderío exhibido por el británico Jonathan Brownlee. El también español Vicente Hernández llegó cuarto, y Fernando Alarza acabó en séptima posición.



Desde el sector de la natación, que Brownlee completó a solo dos segundos del eslovaco Richard Varga, construyó su segundo triunfo consecutivo, que además amplió a 219 puntos su renta sobre Noya en la clasificación general.

Noya tuvo problemas en la natación, pues entró agua en sus gafas, lo que hizo relegarse 15 segundos de Brownlee, y esta ventaja fue crucial para su victoria.


En lo que respecta a la prueba femenina, Gwen Jorgensen mantiene su liderazgo, nadie la puede frenar. Venció en la prueba australiana aún con una sanción de 20 segundos. Es la primera mujer en ganar ocho pruebas consecutivas de las Series Mundiales, casi nada.

Su compatriota Sarah True llegó tras ella a 1 minuto y 18 segundos, seguida de la también estadounidense Katie Zaferes. La carrera a pie sigue siendo un monólogo total de Jorgensen, con un tiempo estratosférico de 33 minutos y 35 segundos.