El Paris Saint-Germain consigue su tercera liga consecutiva, la quinta en sus 44 años de historia, un poco mas competida que los años anteriores sin su dominio demoledor.  El equipo que dirige Blanc está a las puertas de conseguir un triplete histórico: ser el primer equipo francés en ganar la Ligue 1, Copa de la Liga y Copa de Francia en la misma temporada.




El PSG acudía a la cita contra el Montpellier sin Motta y Verrati sancionados, con Bahbeck en fase de recuperación y con Ibra con molestias en el gemelo. Nada pudo pararle y el conjunto parisino se impuso por 1-2 en la penúltima jornada de la Ligue1, después de que Matuidi y Lavezzi superaran el gol de Mounier. La victoria como visitante, unido al empate a uno del Lyon contra el Girondins, hizo coronarse campeón al PSG.