Golden State celebró que los Warriors tienen el factor cancha al imponerse su equipo en el quinto encuentro de las Finales de la NBA 2015 por 104-91 a Cleveland, que tendrá que defender dos "match ball", uno en Ohio y el último en Oakland. Stephen Curry enloqueció en el último cuarto para finalizar con 37 puntos, su mejor partido en estas finales, invalidando un nuevo triple-doble que consiguió LeBron James (40 puntos, 14 rebotes, 11 asistencias), que está sólo en su equipo ante el peligro de los Warriors.



Durante este partido, David Blatt decidió jugar sin pívot y hacer frente a los cinco pequeños titulares de Golden State, y aún cuando jugaba Thompson (19 puntos y 10 rebotes) o Mozgov, Harrison Barnes y compañía lideraban el acierto reboteador que determinaba muchos ataques. Otro hombre que dio de qué hablar fue Iguodala: pese a su bochornosa noche en tiros libres, aportó 14 rebotes, cogió 8 rebotes y dio 7 asistencias. Draymond Green sumó 16 tantos.

1º cuarto

Cuatro balones pardidos en menos de tres minutos bloqueaban el marcador de Cavaliers en los primeros minutos. Desastrosos ataques en este arranque de partido de los de Ohio: LeBron tapado por Iguodala una vez más, y Thompson y Mozgov desaprovechando balones. Parcial de 8-2 después de cinco balones recuperados para los Warriors, que corrían a su gusto por la pista. Posteriormente, 9 puntos consecutivos de Draymond Green respondían la aparición de J.R. Smith, quien encestó dos triples seguidos. Sentar a Mozgov, con un quinteto de hombres bajos, dio la reacción a Cleveland y consiguió equilibrar el gran comienzo de su contrincante (22-22).

2º cuarto

Buenas noticias para los Cavs, pues J.R. Smith estaba sobre la pista jugándoselo todo desde la línea de tres, y llevaba 4 de 7 lanzamientos. Ayudaba a LeBron James que empezó a tener sus primeros minutos espectaculares en el partido. Se pusieron hasta 7 puntos arriba, pero Curry tiraba de Golden State a base de canasta de tres puntos, para una racha de 8-0 que los volvía a poner al mando. El cuarto llegó a su fin con un tremendo mate de Harrison Barnes sobre LeBron para sacarle la falta y poner el 51-50 que daba una mínima ventaja a los Warriors.

3º cuarto

Máxima igualdad en ambos equipos, con mucho acierto en los diversos jugadores. Cleveland renunciaba a jugar con pívot y hacía que Golden State capturaba algún rebote más para alargar sus ataques. Sin embargo, Cleveland seguía de lleno en el partido, y ningún finalista podía marcharse en el marcador. Sorprendentemente, Barbosa era el desatascador en ataque de los Warriors, y poco a poco consagraron un colchón de 6 puntos: 73-67.

4º cuarto

LeBron James encabezó un parcial de 7-2 para recuperarse de la desventaja de 6 puntos, aprovechando que Klay Thompson le defendía con 4 faltas. De esta manera, pudo completar su triple-doble de la noche, tras asistir un triple a Shumpert (75-75). Sin embargo, los "Splash Brothers" surgieron para aportar dos jugadas de tres puntos consecutivas, mientras que LeBron seguía a lo suyo: con 7 minutos disputados, era culpable de todos los puntos de este último cuarto, ya sea por anotación o asistencias.

A 4 minutos del final, Warriors conseguía la máxima diferencia del encuentro (+7, +8 y +10 puntos), gracias a un crecido Iguodala y a las acciones magníficas individuales del MVP de la temporada. Ya a la desesperada, Cleveland lo intentó haciendo faltas a Iguodala que en los tiros libres estaba negro: 2 de 11 lanzamientos, y así ganar jugadas ofensivas sin que el rival anotara. No obstante, Curry acabó de frustrar a los Cavaliers metiendo su séptimo triple muy lejos de la línea de tres y con la oposición de Dellavedova (100-89).