Finalizó el Top 14 francés con una alegría para el Stade Française, club que llevaba 8 años sin títulos. El equipo dirigido por Gonzalo Quesada venció 12-6 al Clermont en un partido algo extraño.

No hubo mucho juego bonito en el encuentro, sin ensayos ninguno. Los penales decidieron el ganador: el elenco rosa fue más gracias a un eficaz Morné Steyn, que anotó cuatro patadas. Camille Lopez y Brock James evitaron que el Clermont acabase de vacío.