Novak Djokovic desplegó todo su repertorio de acrobacias para lograr su tercer título en Wimbledon, con una victoria por 7-6(1), 6-7(10), 6-4 y 6-3 ante el siete veces campeón Roger Federer. Es el primer jugador desde 2007 que retiene el título británico.

El número uno del mundo se sobrepuso a la frustración de perder siete puntos de set en una animada segunda manga para acabar con el sueño del suizo de alcanzar un récord de ocho títulos sobre la hierba londinense, para un total de 18 Grand Slams.

En su lugar, la corona recayó en Djokovic, que hizo gala de su determinación para ganar su noveno Grand Slam persiguiendo y alcanzado las pelotas en todos los rincones de la cancha para contrarrestar el poder de fuego de Federer.