Chris Froome se impuso en la décima etapa de un Tour de Francia con muchísima autoridad y que ya tiene casi atado. El británico del Sky se impuso en el primer puerto de montaña: 167 kilómetros en los Pirineos entre Tarbes y La Pierre-Saint Martin, con tres cimas de cuarta categoría y una de primera.



Tras ver la debilidad de sus rivales, Froome se animó a falta de 6 kilómetros, dejando al resto de favoritos como meros espectadores de su imponente subida. Richie Porte cruzó la meta segundo a 59 segundos del líder, mientras que Nairo Quintana, que por momentos fue el único corredor capaz de seguir a Froome en su ataque, llegó a un 1’03”. Por detrás Contador, a 2’51”, o Nibali, a 4’25”, perdían muchas de sus opciones.

La diferencia ahora mismo entre el líder y el segundo clasificado, el estadounidense Tejay Van garderen, es de 2’52”, mientras que Quintana cierra el podio provisional a 3’09” del maillot amarillo. Alberto Contador es sexto a 4’04” y Vincenzo Nibali se queda a casi 7 minutos de Froome.