El español Joaquím "Purito" Rodríguez rompió la fuga protagonizada por unos 20 corredores, y se llevó la duodécima etapa del Tour 2015, la etapa reina de los Pirineos, siendo su segunda victoria.

Los favoritos tuvieron miedo del potencial del Sky y no se atrevieron a plantear batalla desde los primeros puertos para preparar un posterior ataque en la preciosa ascensión al Plateau de Beille. Los ataques de Contador, Nibali, Quintana o Valverde fueron contenidos directamente por Richie Porte sin que Froome tuviera que exprimirse. Fueron ataques débiles, sin mucha confianza. Todos los favoritos estuvieron delante y Froome no tuvo fuerzas para dejarlos.