Una histórica noche de fiesta vivió River Plate de Argentina al conquistar su tercera Copa Libertadores de América tras golear 3-0 a  Tigres de México en el estadio Monumental de Buenos Aires


Bajo una lluvia torrencial, River de la mano de Marcelo Gallardo se alzó con la tercera Copa Libertadores de América al golear a Tigres 3-0 en el estadio Monumental de Núñez.

Unas 62.000 almas colmaron las tribunas y fueron testigos de la tercera consagración 'Millonaria' a nivel continental. Luego de 19 años del último gran festejo, Lucas Alario (44 minutos del primer tiempo), el uruguayo Carlos Sánchez (29 del segundo tiempo, de penal) y Ramiro Funes Mori (a los 33 del segundo tiempo) fueron los protagonistas en el campo de juego
Sin el brillo del buen fútbol pero con la entrega propia de una instancia decisiva, River manejó el balón e impuso la presión necesaria para jugar en campo rival durante gran parte del encuentro. 
El primer gol llegó sobre el final de la primer etapa, momento en el cual Leonel Vangioni asistió con un certero centro a Alario, quien de palomita abrió el marcador tras clavar el balón al lado del poste, lejos de las manos del portero Guzmán.
La ventaja de 2-0 se concretó luego de un contragolpe, Aquino volteó dentro a Carlos Sánchez, quien anotó desde los doce pasos, mientras que a los pocos minutos, Funes Mori sentenció el triunfo con un frentazo de cabeza
De esta manera, con la llegada de Marcelo Gallardo como nuevo entrenador en junio de 2014, River Plate  recuperó su gloria internacional, conquistó la Copa Sudamericana y ahora la Copa Libertadores, título que le permite disputar en diciembre el Mundial de Clubes en Japón
Camino a la gloria
Previo a la final con Tigres de México, el equipo 'millonario' debió luchar mas de la cuenta para superar la primera fase. En el Grupo 6, River compartió zona con el boliviano San José, ante el que perdió 2-0 en Oruro y al que goleó 3-0 en el Monumental de Buenos Aires, e igualó los restantes cuatro partidos: con el peruano Juan Aurich (1-1 de local y de visita) y con Tigres (1-1 en Buenos Aires y 2-2 en Monterrey), su rival en la final.
Los dirigidos por Marcelo Gallardo dejaron en el camino a su eterno rival, Boca Juniors en octavos de final, serie que terminó en escándalo por la agresión con un gas tóxico casero de hinchas 'xeneizes' al plantel en el desquite en la Bombonera, tras el el triunfo por la mínima del elenco riverplatense en el cotejo de ida 
El encuentro, suspendido tras los incidentes en el entretiempo, le costó la descalificación a Boca, mientras que River pasó a cuartos de final, donde enfrentó a Cruzeiro de Brasil. 
Tras caer de local 1-0, los argentinos remontaron la adversidad en condición de visitante con goleada por 3-0 en Belo Horizonte.
Luego en semifinales fue turno de medirse con Guaraní de Paraguay, con éxito por 2-0 en Buenos Aires y un empate 1-1 en Asunción
Fue así como River accedió a su quinta final de la Libertadores, siendo el club argentino con mayor cantidad de participaciones