Este PPV, donde se pone en juego todos los cinturones de la WWE, comenzó con la primera coronación de Kevin Owens. Derrotó, de manera injusta, pero doblegó a Ryback para obtener el título Intercontinental.



Kevin Owens tomó la cara de Ryback de manera ilegal y esquivó el remate del rival. Mediante un Rollup, Owens llegó a la cuenta de tres.


Una vez más, The New Day defendieron sus cinturones de campeones de pareja de la WWE de forma algo sucia. Xavier Woods, quien no participaba en la pelea, irrumpió en el ring cuando todo parecía que la victoria era para los Dudley Boys, aspirantes al título. De esta forma, pierden por descalificación pero los cinturones siguen en manos de Big E y Kofi Kingston. New Day, al acabar el combate, pretendía romper una mesa con uno de los hermanos, pero Bubba Ray Dudley y Devon Dudley reaccionaron a tiempo y fue Woods el que recibió el "mesazo".


Después de batir el récord de AJ Lee, pues Nikki Bella había defendido su cinturón que la acreditaba como campeona de Divas durante 301 días, Charlotte ha llegado para finiquitar con la cuenta de días.. A pesar de controlar el combate la hermana Bella golpeando duramente y constantemente a las piernas de la hija de Ric Flair, ésta pudo finalmente conectar un Spear y hacer rendir con su Figure-Eight a Nikki.


Seth Rollins perdió uno de sus títulos frente a John Cena, quien nuevamente es campeón de los Estados Unidos. El de Massachusets tumbó sobre la lona a Rollins durante tres segundos después de un Attitude Adjustment.


Acto seguido apareció Sting, en busca del WWE World Heavyweight Championship, pero esta vez Seth Rollins salió victorioso. Después de resistir un Scorpion Deathlock, con un small package pudo retener su título.

Posteriormente, apareció Sheamus con intenciones de canjear su maletín, entrando como una exhalación y ejecutando su Brogue Kick. Sin embargo, Kane se presentó en el ring y propició una "Garra" a Rollins y a Sheamus.

Además, Ziggler venció a Rusev con un golpe inesperado de Summer Rae, y la familia Wyatt ganó vía rendición a Dean Ambrose, Roman Reigns y a la sorpresa de la noche, Chris Jericho, quien no soportó la llave de submisión de Strowman.