Roger Federer y Rafael Nadal protagonizaron un partido que recordó al de las mejores épocas de ambos. En esta ocasión, Federer y Nadal mostraron detalles en su juego que evocaron tiempos mejores. El tenista suizo se impuso al número 7 del mundo por un parcial de 6-3, 7-5 y 6-3.

El tenista helvético, por su parte, parece haber recuperado el buen juego y la solidez que le caracterizan y que le llevaron a comandar la clasificación ATP durante muchas semanas.

Con el de Basilea, Federer suma su sexto título de la temporada, y el séptimo en un torneo que puede ser considerado como su propio hogar, ya que es la ciudad dónde se crió deportivamente.