Alabama ganó su cuarto título nacional del fútbol americano colegial en las últimas siete temporadas, tras imponerse 45-40 a Clemson en la final de la NCAA.

La tarea no fue fácil, ante unos empeñosos Tigers que ofrecieron un juego dinámico encabezado por Deshaun Watson (405 yardas). Alabama liquidó a Clemson con una serie de grandes acciones, incluidos 4 touchdowns en jugadas de al menos 50 yardas. Al comienzo del cuarto periodo, el Crimson Tide sorprendió con una patada corta para tomar el control del encuentro.

El quarterback de los campeones, Jake Coker, completó 335 yardas con dos touchdowns, los cuales fueron realizados por O.J. Howard que capturó hasta 208 yardas. El running back Derrick Henry también dio de qué hablar, con sus 158 yardas corridas y 3 touchdowns.

Para Nick Saban, el entrenador de Alabama, fue su quinto campeonato nacional, con lo que se ubica a sólo uno de Bear Bryant, de la misma universidad y el máximo ganador de la historia.