Bryan Lloyd Danielson, más conocido como Daniel Bryan, conmocionó a todo el mundo del wrestling en el último programa de RAW, donde certificó su tweet que anunciaba su retirada. El motivo es la contusión que sufrió el pasado mes de abril durante la gira europea y que le ha dejado en el dique seco desde entonces. Comenzaba así el calvario del último año de la vida de Daniel Bryan en el que no ha hecho otra cosa que luchar por volver. Ha visitado algunos de los más prestigiosos médicos especialistas en contusiones para saber si su cerebro respondía de manera normal a los golpes y tras recibir varias respuestas afirmativas, no ha pasado el último gran test.



Irrumpió en el show de RAW para anunciar que tenía que pasar página, que su cerebro no estaba tan sano como él pensaba y que a partir de hoy cambiaría su vida y dejaría de ser luchador para dedicarse a su familia. El público asistente interrumpió varias veces el discurso con aplausos y gritos de agradecimiento.

A destacar de este magnífico y joven ya ex-luchador ha sido sus esperanzadores inicios y primeros combates, especialmente en Pro Wrestling Guerrilla. Esto obligó a que la gran empresa del wrestling lo contratara en el año 2009. Ha sido campeón del WWE y World Heavyweight Championship simultáneamente tres veces, logró una vez el WHC y también probó la gloria de los títulos Intercontinental y Estados Unidos, así como el Tag Team Championship junto a Kane.