Nico Rosberg (Mercedes) se ha llevado la victoria en el GP de China tras una cómoda carrera en Shanghai. Vettel (Ferrari) ha conseguido terminar segundo tras una carrera llena de incidentes. Kvyat (Red Bull) terminó tercero tras una gran carrera.



La carrera comenzaba con un toque entre los Ferrari en la curva 1 que los relegaba muy atrás en el pelotón. Raikkonen ha sido el más perjudicado de los dos puesto que Vettel consiguió mantenerse en carrera a pesar de los daños. Ricciardo lideraba la carrera cuando tuvo un pinchazo en la recta larga para ponerle en bandeja el liderato a Rosberg, quien no lo soltó hasta la bandera a cuadros.

Por detrás los adelantamientos se sucedían así como los toques e incidentes de carrera. Tantos trozos había de carbono en pista que el Safety Car hizo su aparición estelar sobre la vuelta 5. La carrera comenzaba de nuevo y daba una nueva oportunidad a Raikkonen y Hamilton. El inglés salía en último lugar y tras sobreponerse a los problemas iniciales supo remontar hasta la 7 final tras cinco paradas.

Por la parte española, Sainz (Toro Rosso) no pudo aprovechar su posicion de ventaja de ayer sobre Verstappen y acabó en noveno lugar por detrás del holandés. Fernando Alonso (Mclaren), en su vuelta a los ruedos, acabó en un meritorio 12º lugar por delante de Button tras rodar la mayor parte de la carrera en zona de puntos.