En su sesión número 204, en Viena, el Consejo Directivo de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) acordó por unanimidad mantener la suspensión de la Federación Rusa de Atletismo (ARAF) para los Juegos Olímpicos de 2016. Esta suspensión, aceptada por la propia ARAF el 25 de noviembre de 2015, se confirma porque la Federación Rusa no cumplió las exigencias de lucha antidopaje que impusieron la IAAF y la Agencia Mundial (WADA/AMA). Como país y con su bandera, Rusia no podrá enviar atletas a los Juegos. Ni tampoco al próximo Europeo de Amsterdam.

Al hablar de Rusia (que entre 1952 y 1988 participó en los Juegos como URSS, Unión Soviética) se habla del segundo país, tras Estados Unidos, con más medallas en el atletismo olímpico: 272. De ellas, 100 de oro. Se habla de Vladimir Kuts, Viktor Saneiev, Valeri Borzov... o Yelena Isinbayeva.

Previsiblemente, el COI debatirá el permiso para casos individuales como la propia Isinbayeva, Shubenkov, Menkov. Irían con bandera olímpica: y con visto bueno de Lord Coe y la IAAF.