El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha rechazado las apelaciones recibidas por parte del Comité Olímpico Ruso, y finalmente no habrá representación rusa en atletismo, pues se mantiene así la sanción de la Federación Internacional (IAAF).


Los jueces designados por el organismo, el italiano Luigi Fumagalli, el estadounidense Jeffrey G. Benz y el británico James Robert Reid, proclamaron que, según la normativa, la sanción del IAAF es impecable, pero, a la vez, criticaron al organismo. Su normativa (el reglamento 22.1.A) concede a los afectados una posible vía para acudir a la competición en Brasil, pero ésta es de imposible aplicación: deberían haber vivido ya "un largo periodo de tiempo" en el extranjero y ofrecido todas sus pruebas antidopaje a laboratorios de indudable historial como Lausana o París.

De los 68 atletas, estrellas como la pertiguista Yelena Isinbayeva, las saltadoras Anna Chicherova y Maria Kuchina o el vallista Sergey Shubenkov se perderán con total seguridad la cita del próximo olímpica. Sólo la saltadora Daria Klishina, que lleva varios años entrenando en Estados Unidos, cumpliría ahora con esos requisitos, aunque a petición de los afectados se podrían estudiar otros casos.

Mientras tanto, el lunes, el Informe McLaren encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) acusará a Rusia de dopaje de Estado y el COI comunicará si la sanción al deporte ruso es de manera general. Lo más probable es que el ente deje en manos de cada federación deportiva el futuro de sus representantes rusos.