El inglés Lewis Hamilton (Mercedes) reinó de nuevo en el circuito de Silverstone, donde ganó por cuarta vez, tercera seguida, el Gran Premio de Gran Bretaña, y estrechó el cerco al alemán Nico Rosberg, tercero tras perder un puesto por sanción, y ahora con sólo un punto de ventaja como líder del Mundial.


Hamilton dominó de principio a fin el fin de semana, en el que fue el más rápido desde los primeros entrenamientos del viernes, en la clasificación y en la carrera, que lideró desde la salida neutralizada, con pista mojada, hasta el soleado final, siempre con una distancia que hizo imposible que nadie le echara el guante.

Rosberg sufrió de lo lindo en el trazado inglés con un correoso Max Verstappen (Red Bull), que le adelantó en la vuelta 16 y obligó al teutón a perseguirle 20 vueltas hasta devolverle la moneda.

El español Carlos Sainz (Toro Rosso) volvió a puntuar con un octavo puesto, mientras que su compatriota Fernando Alonso (McLaren-Honda) se quedó fuera de los puntos, decimotercero, después de una salida de pista en la curva 1 que le hizo perder el décimo lugar.