La Natación es uno de los deportes con más seguimiento durante las disputa de los Juegos Olímpicos, y mucho más lo va a ser para los españoles dadas las opciones reales de conseguir medallas con las que cuentan nuestras nadadoras.

            Durante los últimos años, la evolución de la Natación femenina española ha sido muy importante, lográndose múltiples medallas en las grandes competiciones, con Mireia Belmonte como gran referente pero con otras grandes nadadoras como Melani Costa, Jessica Vall, Duane Da Rocha, Judit Ignacio, Maria Vilas…, que a su lado han demostrado que la Natación es un valor emergente dentro del deporte español.

            Sin duda, las opciones de medalla más claras para la delegación española provienen de Mireia Belmonte. La nadadora de Badalona va a competir en cinco pruebas individuales, siendo la que más distancia va a recorrer dentro de la piscina del Estadio Acuático Olímpico de Rio de Janeiro, lo que le supondrá además un gran reto y esfuerzo añadido. Llega con la ilusión de mejorar las dos medallas de plata obtenidas en los pasados Juegos de Londres.


            Pronto tendrá Mireia las primeras opciones, puesto que en los dos primeros días de finales afrontará las de 400 estilos y 400 libres, partiendo inicialmente con opciones en ambas. En los siguientes días competirá en los 200 estilos, 200 mariposa y finalizará con los 800 libres. Seguramente también forme parte del relevo 4x200 libres junto a Melani Costa, Patricia Castro y Fátima Gallardo, con las que logró hace dos meses la plata europea.

            Otra de nuestras nadadoras que cuenta con muchas oportunidades de medalla es Jessica Vall, bronce mundial y europeo en 200 braza, que competirá en 100 y 200 braza, y que además se puede ver beneficiada por la exclusión de una rival directa como la rusa Yuliya Efimova, pero que tendrá que dar lo máximo de si misma para alcanzar el podio.

            Otras que lucharán por meterse en las finales e incluso por alguna medalla son Melani Costa (200 y 400 libres), Duane Da Rocha (100 y 200 espalda), Judit Ignacio (100 y 200 mariposa), Maria Vilas (400 estilos y 800 libres), África Zamorano (200 estilos y 200 espalda) y Patricia Castro (200 libres). España contará con equipo en los 4x100 y 4x200 libres, donde participarán también Marta González y Fátima Gallardo.

            Muchas y de muy alto nivel serán las rivales que se encontrarán nuestras nadadoras en su lucha por llegar a las finales y subir al podio, y dura será la lucha por consagrarse como la mejor nadadora de los Juegos, aunque para mi hay una clara candidata a ello, y es la estadounidense Katie Ledecky.


            La que fuese sorprendente oro en Londres 2012 en los 800 libres con solo 15 años y con la segunda mejor marca de todos los tiempos, se ha convertido durante los últimos años en la absoluta dominadora del fondo en estilo libre, pero en Rio afronta otro gran reto: Ser la segunda nadadora en la historia en lograr el oro en los 200, 400 y 800 libres e igualar la hazaña de su compatriota Debbie Meyer en México’68, pero además quiere añadirle el del 4x200...

            Donde posiblemente tenga más problemas Ledecky para el oro sea en los 200 libres, donde contará con rivales muy fuertes como la italiana Federica Pellegrini o su compatriota Missy Franklyn. Para las pruebas largas a priori tiene menos rivales, aunque esperemos que se encuentre con la mejor Mireia para plantarle cara.

            La Natación se presta mucho a que se puedan producir grandes sorpresas como la que dio Ledecky en Londres, pero a priori estos son los nombres a tener en cuenta en las diferentes pruebas que se disputarán.

            Para las pruebas más rápidas de estilo libre, los 50 y los 100, la lucha será muy enconada entre la holandesa Ranomi Kromowidjojo (vigente campeona olímpica en las dos pruebas), las hermanas australianas Bronte (actual campeona mundial en ambas) y Cate Campbell o la sueca Sarah Sjostrom.

            En los 100 y 200 espalda, la australiana y vigente campeona mundial Emily Seebohm tendrá dura competencia con la gran húngara Katinka Hosszu y la danesa Mie Nielsen, además de con su compatriota Madison Wilson. La vigente campeona olímpica de ambas pruebas, Missy Franklin, solo podrá intentar defender el oro de los 200 al quedar fuera de los 100 en los Trials estadounidenses.

            La final de los 100 braza estará muy abierta, con la recordwoman y actual campeona olímpica de 100, la lituana Ruta Meilutyte, junto a la estadounidense Lilly King como principales aspirantes al oro, sin olvidar a las chinas como Jinglin Shi. Los 200 serán una lotería donde Jessica Vall puede pescar un buen premio, pero con rivales muy duras como las japonesas Rie Kaneto y la campeona mundial Kanako Watanabe, la danesa Rikke Moller Pedersen, la australiana Taylor McKeown o la china Shi. Se notará la baja de la rusa Yuliya Efimova.


            Sarah Sjostrom, actual campeona mundial y poseedora del record mundial, parte como gran favorita en los 100 mariposa, aunque no se puede dejar de lado a las estadounidenses Kelsi Worrell y la vigente campeona olímpica Dana Vollmer, a pesar de haber sido madre hace solo 16 meses. También es conveniente seguir a la china Xinyi Chen y a la danesa Jeanette Ottesen. En los 200 es donde está una de las mayores opciones de medalla para Mireia Belmonte, que luchará por mejorar la plata de Londres ante rivales de alto nivel como la japonesa Natsumi Hoshi (vigente campeona mundial y bronce en Londres), la australiana Madeline Groves, la estadounidense Cammile Adams y Katinka Hosszu, además de con las chinas Yilin Zhou y Yufei Zhang.

            Las pruebas de estilos, 200 y 400 metros, cuentan con una clarísima favorita en la figura de Katinka Hosszu. La actual campeona mundial en las dos distancias tendrá como principales rivales a la estadounidense Maya DiRado, la británica Siobhan-Marie O’Connor y la australiana Alicia Coutts en los 200, mientras que en los 400 se verá las caras con las estadounidenses Elizabeth Beisel y nuevamente DiRado, la británica Hannah Miley y nuestra Mireia.

            Las tres pruebas de relevos que se disputarán serán los 4x100 libres, 4x200 libres y 4x100 estilos. En las pruebas de libres habrá una lucha encarnizada entre Australia y Estados Unidos, con las holandesas como principal baza europea y con China y Hungría a la expectativa. España luchará por meterse en las finales. Para la de estilos volverán a ser australianas y estadounidenses las favoritas, pero con chinas, japonesas y británicas con oportunidad de dar la sorpresa.

Ignacio Ortiz