La competición de Aguas Abiertas se disputa en los Juegos Olímpicos desde Pekín 2008, aunque, como curiosidad, las pruebas de Natación de los primeros Juegos de la era moderna, los de Atenas 1896, se realizaron en aguas abiertas.

            Hasta estos Juegos, la competición en Aguas Abiertas formaba parte de las pruebas de Natación, pero en Rio adquiere estatus de deporte, por lo que coge un mayor peso específico. Dos serán las pruebas que se disputarán, ambas maratones de 10 kilómetros, una en categoría masculina y otra en femenina. Las aguas de la playa de Copacabana serán las que acojan a los nadadores, donde se espera algo de oleaje y una temperatura del agua de unos 20ºC.

            España va a contar con una única representante en estas pruebas, y será Erika Villaécija la encargada de defender nuestros colores en la cita de Rio de Janeiro. Erika logró la plaza para disputar sus cuartos Juegos Olímpicos al terminar 14ª en el preolímpico de Setúbal (Portugal) disputado el pasado 11 de junio al ser la primera europea fuera de las diez plazas de acceso directo con solo una por país.

            La ilusión de Villaécija es mejorar el séptimo puesto que logró en Londres’12, algo que puede estar al alcance de sus posibilidades, aunque la igualdad existente entre las 25 nadadoras que disputarán la prueba en Rio hace que el resultado final sea difícil de vaticinar, pero confiamos en que Erika pueda lograr su objetivo, e incluso luchar por las medallas.


            Duras serán las rivales de la barcelonesa, donde encontramos entre otras a la campeona mundial en Kazan 2015, la francesa Aurelie Muller, la holandesa Sharon Van Rouwendaal, que es la actual subcampeona mundial, las brasileñas Ana Marcela Cunha (actual bronce mundial y plata en 2013) y Poliana Okimoto (campeona mundial en Barcelona 2013), la china Xin Xin (primera en el preolímpico de Setúbal), la británica Keri-Ann Payne (segunda en Setúbal y campeona mundial en Roma 2009 y Shanghai 2011, así como plata olímpica en Pekín’08) y la húngara Eva Risztov (vigente campeona olímpica en Londres).

            Mireia Belmonte también fue de la partida en el preolímpico de Setúbal, pero se tuvo que conformar con una 28ª plaza que la dejaba fuera de la posibilidad de entrar entre las participantes en Rio.

            No habrá representante español en la prueba masculina que suceda a Kiko Hervás, que nos representó en Pekín y Londres. Antonio Arroyo, que disputará los 1500 libres en la piscina olímpica, estuvo muy cerca de poder hacerlo, quedándose finalmente como primer suplente al finalizar decimoquinto en el preolímpico. Una polémica relacionada con el nadador neozelandés Kane Radford y su federación, que lo quería dejar fuera de los Juegos, se tuvo que dilucidar en los juzgados, que finalmente reconocieron los derechos del nadador dejando definitivamente fuera a Arroyo. Pol Gil acabó el 44 en Setúbal y tampoco pudo clasificarse.

            En la prueba masculina los máximos favoritos a las medallas son el veterano tunecino Oussama Mellouli (campeón olímpico en Londres), el griego Spyridon Gianniotis (campeón mundial en 2011 y 2013, bronce en 2015 y cuarto olímpico en Londres), el estadounidense vigente campeón mundial Jordan Wilimovsky, el canadiense Richard Weinberger (bronce olímpico en Londres), el chino Zu Lijun (ganador del preolímpico de Setúbal), el holandés Ferry Weertman (subcampeón mundial en Kazan 2015) y el italiano Simone Ruffini (campeón mundial de 25 kms en Kazan 2015).


            En las últimas fechas se ha podido comprobar el mal estado y la contaminación de algunos espacios marítimos próximos a las zonas de competición en Rio de Janeiro, concretamente en la Bahía de Guanabara, un auténtico lodazal en estos momentos, aunque esta situación se prevé que pueda afectar principalmente a otros deportes como la Vela, puesto que el Fuerte de Copacabana, donde se disputarán las Aguas Abiertas, se encuentra a una hora de distancia en coche y no se cree que haya ningún problema para los nadadores, aunque sin duda las condiciones tampoco serán las ideales. Esperemos que de aquí a los días 15 y 16 de agosto, que será cuando compitan las mujeres y los hombres respectivamente, esté todo en perfectas condiciones y se pueda realizar la prueba sin el más mínimo riesgo para la salud de los deportistas.

Ignacio Ortiz

@00CAFETERO