La china Tingmao Shi ha confirmado su condición de mejor saltadora del momento con su victoria en la final de Trampolín de 3 metros individual femenino por delante de su compatriota Zi He y de la italiana Tania Cagnotto.

            Esta competición del Trampolín de 3 metros individual femenino se ha disputado en tres días, con una fase preliminar que se realizó el viernes 12, las semifinales que fueron el sábado 13 y la gran final que se disputó el domingo 14 de Agosto. Las saltadoras se han encontrado con graves inconvenientes en su preparación debido a que la piscina de Saltos fue cerrada por el asunto del color y el mal olor que desprendía el agua, por lo que no pudieron realizar entrenamientos antes de la competición.

            Fueron 29 las saltadoras que estaban inscritas para la fase preliminar, y tras los cinco saltos correspondientes se quedaron en 18. La canadiense Jennifer Abel fue la que mejor puntuación obtuvo en esta fase clasificatoria con 373,00 puntos por delante de las dos favoritas, las chinas Zi He, segunda con 367,05 y Tingmao Shi con 357,55. Cuarta fue la italiana Tania Cagnotto, a pesar de fallar en su cuarto salto. Ya en esta primera criba cayeron algunas saltadoras importantes, como la veterana italiana Maria Marconi, la británica Rebecca Gallantree, la malasia Jun Hoong Cheong o la rusa Nadezhda Bazhina, doble campeona europea de esta prueba, que fue la protagonista de esta fase muy a su pesar al realizar un desafortunado salto que fue puntuado por los jueces con 0,0 en su cuarto turno cuando marchaba en decimocuarta posición.


            En las semifinales dominó la gran favorita, Tingmao Shi, que en las preliminares realizó dos saltos bastantes flojos pero que en estas semis empezó a demostrar su calidad dominando desde la primera tanda y finalizando tras sus cinco saltos con una puntuación de 385,00, sacando más de veinte puntos de ventaja a su compatriota Zi He (364,05) y mas de cuarenta a la tercera, Jennifer Abel (343,45). La joven australiana Maddison Keeney fue cuarta, mientras que Tania Cagnotto solo pudo ser séptima tras un flojo último salto. El corte se quedó en la alemana Nora Subschinki con 308,25, quedándose fuera la estadounidense Kassidy Cook, que no pudo remontar tras fallar en su segundo salto, la plata en el último europeo de Londres Uschi Freitag (holandesa que hasta 2012 representaba a Alemania), la rusa Kristina Ilinykh y la alemana Tina Punzel.

            La final comenzó con dominio de las dos chinas, que con sendos saltos de 81,00 se colocaron en cabeza de la clasificación. En la lucha por el bronce también había igualdad absoluta entre las dos principales aspirantes a esa medalla, Jennifer Abel y Tania Cagnotto, que obtenías la misma puntuación en su primer salto, 76,50. Quinta se colocaba la australiana Esther Qin, pero ya a cierta distancia (72,00).


            Tras la segunda tanda se mantenía la igualdad en cabeza, realizando las dos chinas unos saltos que volvieron a ser puntuados exactamente igual (81,00). Por detrás, Cagnotto cogía seis puntos de ventaja sobre Abel.

            Fue en la tercera ronda de saltos cuando Tingmao Shi, con el mejor salto de la final en el que recibió una puntuación de 84,00, empezó a abrir una importante brecha con Zi He, cuyo salto solo obtuvo 74,40 puntos. La lucha por el bronce seguía en todo lo alto, con Cagnotto manteniendo la tercera posición pero viendo recortada su ventaja en 1,55 puntos por Abel. La quinta posición que ocupaba Esther Qin se situaba ya a 18 puntos de las medallas, y sorprendía la novena posición de Maddison Keeney tras su buena actuación en las semifinales.


            Tingmao Shi iba lanzada a por el oro, y en la cuarta ronda de saltos ampliaba la ventaja sobre Zi He. En la lucha por el bronce se produjo un vuelco, al superar Jennifer Abel con un gran salto de 79,90 la diferencia que tenía con la italiana, cuyo salto solo obtuvo 69,00 puntos, otorgando una ventaja a la canadiense de 6,45 puntos cuando restaba un único salto para ambas. En esta ronda se produjo el peor salto de la final, y fue realizado por la malasia Yan Yee NG, que caía de la sexta plaza que ocupaba hasta ese momento a la décima con sus 40,50 puntos.

            Al realizarse el orden de saltos en orden inverso a su clasificación en las semifinales, la primera de las saltadoras que luchaban por medalla en salir a escena fue Tania Cagnotto, que con un magnífico salto de 81,00 puntos (372,80 en total) forzaba a su principal rival por el bronce a no fallar. Antes del turno de Abel hizó su último salto Maddison Keeney, que realizó el segundo mejor salto de la competición con 81,60 y la hizo remontar para alcanzar una mas que meritoria quinta plaza para esta joven saltadora con un total de 349,65.


            Había llegado el turno de Jennifer Abel, que tenía toda la tensión de conseguir una medalla olímpica a sus espaldas, pero le pudo la presión, tal y como había pasado en los sincronizados, y su salto de 69,00 puntos fue insuficiente para lograr la medalla, finalizando en cuarta posición con un total de 367,25 a algo mas de cinco puntos del bronce de Tania Cagnotto, que por fin lograba su primera medalla olímpica en prueba individual en sus quintos Juegos Olímpicos.


            El doblete chino estaba prácticamente confirmado, pero aún tenían que realizar el último salto. La primera en saltar fue Zi He, pero su puntuación fue insuficiente para hacer peligrar el oro de su compatriota, sumando un total de 387,90 para lograr la plata, el mismo metal que defendía de los Juegos de Londres 2012. De esta manera, Tingmao Shi, la saltadora del momento en el mundo, con un sensacional salto final de 81,00 se hacía con un merecidísimo oro sumando un total de 406,05 puntos.


            Sexta quedó Esther Qin con 344,10, a pesar de haber ocupado la quinta plaza durante toda la jornada que le fue arrebatada en el último salto por su compatriota. La séptima plaza fue para la canadiense Pamela Ware con 323,12, la octava para la británica Grace Reid (318,60), novena fue Nora Subschinski (317,10), décima Yan Yee NG (306,60) y las dos últimas posiciones fueron ocupadas por la ucraniana que disputaba sus cuartos Juegos Olímpicos Olena Fedorova (304,80) y por la estadounidense Abigail Johnston (302,85).

            Tras realizarse la entrega de medalla llegó el “momento sentimental” cuando durante la celebración apareció el saltador chino Kai Qin para, rodilla en tierra, pedir matrimonio a la medallista de plata Zi He, su novia desde hacía varios años, a lo que ella respondió con un “Si”. De esta manera, la gran saltadora china se llevó una merecida medalla de plata olímpica y un anillo de pedida.


Ignacio Ortiz

@00CAFETERO