Los Angeles Sparks han tomado el liderato de la serie que ha comenzado en Galen Center, y se pone a un partido de proclamarse campeonas de las WNBA Finals (2-1). Derrotaron por un cómodo 75-92 a las Minnesota Lynx de Anna Cruz, que ven cada vez más lejos la oportunidad de revalidar el anillo. Si gana el siguiente enfrentamiento también en Los Angeles, levantarán su tercer título, el último fue en 2002.

Candace Parker (24) tomó el protagonismo en este encuentro que dominaron las locales de principio a fin. Fue muy bien secundada por Nneka Ogwumike (21), y entre ambas se adueñaron de los rebotes, tomando 9 capturas cada una.

Desde el principio las Sparks abrieron una brecha de 22 puntos anotando un 60% de los tiros de campo. El dúo formado por Parker y Ogwumike consiguió anotar 12 puntos de manera consecutiva liderando un parcial de 21-6.

Sin embargo, Minnesota tuvo una breve recuperación en el segundo cuarto para llegar al descanso con un 40-48. Pero el mando del marcador seguía siendo de las locales que no se dejaron intimidar y cerraron el encuentro en el último cuarto con un parcial de 2-11 que sentenció la victoria del lado de las angelinas.