El Sada Cruzeiro brasileño se proclamó por tercera vez en su historia campeón mundial de clubes, y por segunda ocasión consecutiva, ante el Zenit Kazan que no pudo hacer nada en la final (25-21, 25-23, 25-15). En la medalla de bronce, el histórico Trentino regresó al podio tres años después al vencer en un duelo apasionante al Bolívar argentino (22-25, 25-23, 23-25, 31-29, 15-17).

Evandro Guerra (14) e Hidalgo (13) destacaron en el Sada Cruzeiro y neutralizaron sin mucha dificultad aparente a los rusos.