Los Predators de Nashville superaron por 5-1 a los Penguins de Pittsburgh en el tercer partido de la final de la NHL y relanzaron sus opciones de ganar la Stanley Cup.

Los Penguins abrieron el marcador con un gol, otra vez, de Jake Guentzel a los tres minutos de juego, pero los Predators reaccionaron con bravura y remontaron en el segundo tercio con dos goles consecutivos de Roman Josi y Frederick Graudeau entre los minutos 5 y 6 y un tercero de James Neal al final del periodo.

Finalmente Nashville sentenció a su rival en el tercer periodo con dos goles más de Craig Smith y Mattias Ekholm.