Siempre tan cerca del triunfo, Valentino Rossi acumulaba ya 1 año y 20 días sin ganar, una de sus peores rachas de su vida fuera de Ducati, y quizá por eso se le reclamó un esfuerzo doble. La lluvia partió la carrera por la mitad y el italiano supo dominar ambas partes, aunque en cada acto necesitó un nuevo empeño. En este Gran Premio en Assen, Danilo Petrucci y Marc Márquez completaron el podio.


En el primer episodio, se resguardó detrás de Johann Zarco y Marc Márquez para superar a ambos luego con tanta agresividad que el francés incluso tocó su Yamaha. En el segundo, de sólo 8 vueltas, el agua y Danilo Petrucci le exigieron precauciones hasta que decidió que por un nuevo éxito valía la pena el riesgo. 

El nueve veces campeón del mundo ya es el primer piloto que gana carreras con más de 20 años de diferencia entre la primera y la última; a sus 38 años es el más veterano en vencer desde Jack Findlay en 1977; ya está a sólo 7 triunfos del récord absoluto de Giacomo Agostini (122).

En la clasificación general, Rossi ya está a sólo 7 puntos del nuevo líder, Andrea Dovizioso. Con el actual formato, nunca hubo un primer puesto tan barato (115 puntos tiene Dovizioso tras 8 carreras), ni tantísima igualdad. Detrás de Dovizioso, está Maverick Viñales, a 4 puntos, el nombrado Rossi, y Márquez, a 11 puntos. 
El líder de Honda sólo pudo acabar tercero, lejos de Rossi y Petrucci, y necesitó batallar sobremanera con Cal Crutchlow para ello. Después de dos victorias, a Dovizioso le bastó con ser quinto para lograr la privilegiada posición. Y el damnificado del día fue Viñales. Como ocurre en cada carrera este curso, uno de los favoritos debe padecer sin sentido por culpa de los neumáticos y, en este caso, el español remontó desde la duodécima a la quinta posición para acabar cayéndose.