El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) se hizo con el Gran Premio de Bélgica en una carrera en la que sufrió más de lo esperado ante la persistencia del alemán Sebastian Vettel (Ferrari), que mantiene el liderato del mundial, mientras que Carlos Sainz (Toro Rosso) finalizó décimo, en la zona de puntos, y Fernando Alonso (McLaren) se vio obligado a abandonar.

El asturiano realizó una salida memorable donde ganó tres posiciones pero, posteriormente, su inferioridad en el paso por recta hizo que comenzara a perder puestos sin remedio hasta que un problema en la unidad de potencia de su McLaren-Honda provocó su retirada en la vuelta 27. Sainz, por su parte, volvió a terminar por delante de su compañero Daniil Kvyat, sumando puntos por octava vez en la temporada. 

Además, el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) acompañó en el tercer escalón del podio a Hamilton y a Vettel, que ven como la distancia que les separa en la clasificación mundial se reduce hasta los siete puntos, con el alemán de Ferrari aún al frente.