La tenista estadounidense Sloane Stephens se proclamó campeona del Abierto de Estados Unidos tras imponerse en la final a su compatriota Madison Keys por 6-3 y 6-0 en un partido que duró una hora y un minuto.

Esta fue la primera final femenina con dos jugadores estadounidenses en Flushing Meadows desde 2002, cuando Serena Williams venció a Venus Williams. También fue apenas la segunda ocasión en la era abierta que en Nueva York se produjo un duelo entre dos mujeres debutantes en la final de un grande.

Y Stephens fue la que mejor respondió ante las circunstancias, llevándose los últimos ochos games, con apenas seis errores no forzados (Keys acumuló 30) en 61 minutos de dominio abrumador.



WIKIPEDIA