Diez años después, la medalla de plata de Pekín 2008 ya cuelga del cuello de Lydia Valentín. Se la ha entregado este martes Marisol Casado, miembro del Comité Olímpico Internacional, en un acto celebrado en la sede del Comité Olímpico Español (COE) al que acudieron los máximos representantes del deporte español, con el ministro de Educación, Cultura y Deporte.

También estuvieron presentes el presidente del CSD, José Ramón Lete, Alejandro Blanco presidente del COE, además de los miembros españoles del Comité Olímpico Internacional, Marisol Casado y Patxi Perurena y José Quiñones, vicepresidente de la Federación Internacional de Halterofilia (IWF).

Valentín recibió una medalla nueva puesto que las halterófilas suspendidas por dopaje se negaron a devolverlas. Fue quinta en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, pero los reanálisis de las muestras realizados en 2015 revelaron que la china Lei Cao, primera clasificada, Nadezhda Evstiukhina, que fue tercera, e Iryna Kulesha, cuarta, habían consumido sustancias prohibidas. Tras un largo proceso, las halterófilas fueron suspendidas y las medallas reasignadas. A lo largo de este año espera recibir también el oro de Londres 2012, cita en la que fue cuarta.

El deporte español queda así con 151 medallas olímpicas, 149 en Juegos de Verano y dos en Juegos de Invierno, las logradas por Paquito Fernández Ochoa en Sapporo 72 y Blanca Fernández Ochoa en Albertville 92. Los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 quedan con 19 medallas, en el tercer puesto histórico tras Barcelona 92 (22) y Atenas 2004 (20). Siguen Atlanta 96, Londres 2012 y Río 2016, en ambos casos con 17 podios.