Bruno Massot y Aljona Savchenko tras proclamarse campeones olímpicos

PyeongChang 2018 supone la quinta presencia de la patinadora Aljona Savchenko en unos Juegos Olímpicos de invierno. Debutó en Salt Lake City 2002 compitiendo por Ucrania, su país de origen, junto a  Stanislav Morozov, quedando en 15º lugar. Fue en 2003 cuando Savchenko empezó a competir por Alemania junto a  Robin Szolkowy, su compañero durante más de una década. Junto a él logró sus mayores éxitos olímpicos antes de llegar a la cita coreana, la medalla de bronce tanto en los Juegos de Vancouver 2010 como en los de Sochi 2014.

Tras los Juegos de Sochi, Szolkowy decidió poner punto y final a su carrera deportiva, Savchenko sopesó también esa opción pero finalmente optó por buscar una nueva pareja con la que seguir compitiendo un ciclo olímpico más. Fue entonces cuando apareció Bruno Massot. Formaron equipo poco después de que la temporada 2014 finalizara pero no pudieron competir a nivel internacional hasta 2015, cuando Massot obtuvo el permiso de la federación francesa para competir por otro país. Desde entonces la pareja ha cosechado numerosos éxitos en su camino a los Juegos, donde han vivido sin duda el momento más importante de su carrera.

Tras el programa corto la pareja alemana ocupaba la cuarta posición en la clasificación, por detrás de los rusos  Evgenia Tarasova y Vladimir Morozov, la pareja china formada por  Sui Wenjing y Han Cong y los canadienses Meagan Duhamel y Eric Radford, pero Massot y Savchenko no habían dicho aún su última palabra tal y como han demostrado realizando un maravilloso programa libre que ha emocionado tanto al público presente en PyeongChang como a los aficionados que lo estaban siguiendo por televisión. Su magia ha sido recompensada con una nota de 159.31 puntos, lo que supone un nuevo record del mundo, además de la preciada medalla de oro, la recompensa perfecta para una gran patinadora como Aljona Savchenko, una luchadora que en su quinto intento ha visto como por fin le es concedida la gloria olímpica.