Se cumplieron todos los pronósticos y los Wildcats de Villanova se proclamaron nuevos campeones nacionales del baloncesto universitario de la NCAA al vencer con comodidad por 79-62 a los Wolverines de Michigan en el partido por el título de la Final Four.

Los Wildcats (36-4), que fueron los grandes protagonista en el partido disputado en el Alamodome de San Antonio, lograron su segundo título nacional en las últimas tres temporadas bajo la dirección del entrenador Jay Wright (1985, 2016 y 2018).

Villanova (36-4) ganó los seis partidos del torneo con más de 10 puntos de ventaja en cada uno de ellos y se unió a los equipos de Michigan State (2000), Duke (2001) y North Carolina (2009), que lo habían conseguido anteriormente.

La gran figura y factor sorpresa ganador del partido fue el escolta reserva segundo año Donte DiVicenzo, que surgió como el sexto hombre del equipo al aportar 31 puntos, incluidos 18 en la primera parte, cuando la defensa de los Wolverines silenció al ataque de los Wildcats, y también capturó 5 rebotes.

Junto a DiVicenzo, además, 10 de 15 tiros de campo, incluidos 5 de 7 triples, y 6 de 10 desde la línea de personal, el alero Mikal Bridges surgió como el segundo máximo encestador de los Wildcats al aportar 19 puntos. El ala-pívot primer año Omari Spellman fue el jugador clave de la zona al capturar 11 rebotes, incluidos 7 defensivos, y anotó 8 puntos.

Mientras que el jugador estrella del equipo, el base-escolta senior Jalen Brunson, que logró 9 puntos, fue el tercer máximo encestador, pero sin que su aportación esta vez fuese decisiva.

El líder de los Wolverines fueel  escolta senior Muhammad-Ali Abdur-Rahkman que aportó 23 puntos, mientras que el ala-pívot alemán Mortz Wagner acabó como segundo máximo encestador al conseguir 16 puntos, incluidos 11 en la primera parte, y capturó 7 rebotes.

El partido no tuvo más historia que ver cómo la defensa de los Wolverines pudo controlar al ataque demoledor de los Wildcats en la primera parte cuando sólo DiVicenzo les hizo daño y pudieron mantenerse en la lucha por el título con un parcial de 37-28 al descanso.

Pero en la segunda parte se mantuvo la exhibición encestadora de DiVincenzo y también comenzó a estar inspirado Bridges, mientras que las canastas desde fuera del perímetro comenzaron a entrar y ahí se acabó la historia para los Wolverines. El parcial de 51-33 y 14:05 por jugarse ya dejaba sentenciado el partido, que transcurrió con total tranquilidad para los Wildcats que seguían haciendo su trabajo sin el mayor esfuerzo.