Jeff Hardy se coronó campeón de los Estados Unidos al derrotar a Jinder Mahal, que llegó a WWE Monday Night RAW como parte de la décima edición del Superstars Shake-Up.

Después de varios minutos de un emocionante combate, Jeff Hardy terminó a su oponente con sus movimientos de firma, el "giro del destino" y la "Senton Bomb", para quedarse con la victoria y el título de los Estados Unidos por primera vez en su extensa carrera.

Mahal había ganado el título en una lucha de cuatro esquinas en Wrestlemania, pero solo ha podido conservar una semana el cinturón.