Los Washington Capitals se proclamaron anoche campeones de la Stanley Cup por primera vez en sus 43 años de historia al derrotar a Vegas Golden Knights por 4-3 en el quinto partido de la final, celebrado en el T-Mobile Arena de Las Vegas, y cerrar la serie con un contudente 4-1.  El trofeo Conn Smythe, que acredita al MVP de los Playoff, fue a parar a manos del emblemático jugador ruso Alex Ovechkin.

Ya desde los primeros segundos del partido ambos equipos mostraron el 100% de su potencial sabiendo de la vital importancia del partido. Con poco más de un minuto de juego disputado Alex Ovechkin dispuso de una clara ocasión de gol, salvada por un gran Marc-Andre Fleury. No se quedó atrás Braden Holtby cuando poco después Deryk Engelland estuvo a punto de estrenar el marcador de los Golden Knights. Pese a la gran intensidad del juego y las claras ocaciones de ambos equipos el primer periodo terminó con el empate a 0 inicial.


Todo lo contrario ocurrió en el segundo periodo. Los Caps buscaron el gol con insistencia hasta que finalmente Jacub Vrana marcó con poco más de seis minutos disputados para decepción de una afición local que vio como tres minutos después Nate Schmidt conseguía el empate a 1. Sin embargo Washington volvió a adelantarse apenas medio minuto más tarde con un gol de Ovechkin pero de nuevo el equipo local respondió con un tanto de David Perron que puso el empate a 2 en el marcador a 7 minutos del descanso a pesar de que el banquillo visitante solicitó la revisión de la jugada. Pocos segundos antes del descanso un nuevo gol de los Golden Knights, en esta ocasión de Reilly Smith, permitió al conjunto local irse al descanso por delante en el marcador (3-2).

Tomas Nosek tuvo una gran oportunidad para ampliar la ventaja de Las Vegas en los primeros compases del último periodo, sin embargo Holtby evitó el gol y fue Washington quien empató de nuevo el marcador con un gol de Devante Smith-Pelly a 10 minutos del final mientras que dos minutos después Lars Eller marcó gol que le acabaría dando la victoria a los Caps por 4-3 pese a que los Golden Knights buscaron con insistencia hasta el final por lo menos un empate que los mantuviera con vida.