A pesar de la ausencia de Taht, Estonia ganó la Liga Europea de oro al derrotar a los anfitriones de República Checa por 3-0 (25-21, 25-22, 25-21). Para el equipo que dirige Cretu es el segundo título que consiguen tras el ganado en 2016. Renee Teppan (57% en asistencia), Venno (54% en asistencia) y Tammemaa (12 puntos con 5 bloqueos y 2 aces y un solo error total) fueron los mejores del partido final. El MVP fue para Teppan.

Turquía, quienes cedieron en semifinales ante los checos (22-25, 25-27, 20-25),  se colgaron la medalla de bronce tras el tie-break ante Portugal (16-25, 25-21, 14-25, 25-22, 11-15), los cuales sufrieron la eliminación antes los futuros campeones (26–24, 26–24, 25–18). Todos los resultados