Becky Lynch se convirtió en campeona en Hell in a Cell, al derrotar a Charlotte Flair para así quitarle su cinturón de WWE SmackDown Live. La irlandesa aprovechó que la hija de Ric Flair intentó derribarla con una lanza, para aplicarle un small package y quedarse con la victoria.

Esta lucha traía mucha rivalidad, después de la traición de Becky Lynch desde que Charlotte logró el título al vencer a Carmella. Al terminar el combate, Charlotte Flair intentó felicitar a Becky Lynch y dejar atrás sus problemas, pero fue despreciada por la irlandesa quien levanta este título por segunda ocasión.