Tener un debut de ensueño, un debut perfecto en la máxima competición americana puede ser real. Y sino, que se lo digan a Elias Petterson. El joven sueco de 19 años fue seleccionado en el pick número 5 del Draft de la NHL del 2017 y, tras permanecer un año en el Växjö Lakers de su país, los Vancouver Canucks decidieron contratarle para la presente temporada y con un contrato de tres años.
Así, el pasado 3 de octubre realizó su debut en la máxima competición de hockey hielo junto a la franquicia canadiense, y ya en el primer tercio, iba a romper todos los esquemas en su partido inaugural de la nueva regular season 2018/2019, ante los Calgary Flames.

En el minuto 13:48 de juego estallaría la locura: Petterson subió a la zona de ataque junto a Derrick Pouliot en una situación de dos contra uno, y no decidió pasarle. Buscó su primer tiro, mandando el puck a la esquina superior izquierda de la portería de Mike Smith, el portero de los Flames, y este no pudo impedir que llegara a la red. En un lanzamiento que parecía imposible que acabase en gol, Petterson abrió la lata en el partido, realizó su primer tiro y marcó su primer tanto como profesional de la NHL, casi nada.

Incluso tuvo el placer de debutar en casa y de incendiar el Rogers Arena de los Canucks, que tanto le va a animar en esta temporada 2018/2019 como hicieron en esa primera noche mágica, con una tremenda ovación y cánticos mientras todos sus compañeros y entrenadores le felicitaban.


Con el tanto de Petterson se estalló la locura en el Rogers Arena | Foto: theglobeandmail.com
Con el tanto de Petterson se estalló la locura en el Rogers Arena | Foto: theglobeandmail.com
Además, ya en el tercer periodo sumó una asistencia en este mismo encuentro, cuando estando de espaldas a portería y defendido por Noah Hanifin, encontró a Nikolay Goldobin por su derecha y este sin pararlo envió el puck al fondo de la red para apuntar el segundo gol de los locales.

La victoria final de los Canucks por 5-2, la gran actuación del portero Jacob Markstrom (33 paradas en 35 tiros), la buena defensa que no permitió ningún gol cuando Flames estaba en power play, los cinco tantos de jóvenes promesas que promedian 22 años entre ellos (Leipsic, Virtanen, Goldobin, Motte y el propio Elias). Nada de esto parecía importar al día siguiente en Vancouver cuando, un equipo en plena reconstrucción, parece haber encontrado a su gran estrella del futuro: el center Petterson, quien en su debut ha realizado un único tiro y ha marcado su primer gol e ilusionado a toda una franquicia, a pesar de no haber estado sobre el hielo ni diez minutos de juego.