El Barcelona conquistó su decimocuarto título de la Copa ASOBAL, el octavo de manera consecutiva, tras golear por 23-37 a un Bidasoa que nunca supo cómo superar a la formidable defensa del conjunto azulgrana. Lo confirman los 14 minutos que el equipo irundarra tardó en anotar su primer gol

Esa sequía no la pudo romper el Bidasoa hasta que el pivote chileno Esteban Salinas logró, por fin, batir por primera vez (1-6) la portería barcelonista. Demasiado tarde para evitar la escapada en el marcador del conjunto azulgrana (1-9).

De la mano de un fulgurante Víctor Tomás y de los efectivos Casper Mortensen y Aleix Gómez, que se mostró infalible desde el extremo derecho, el Barcelona no dejó de aumentar su ventaja, hasta alcanzar una máxima renta de doce goles (6-18) a dos minutos para llegar al descanso. Diferencia que el Bidasoa apenas logró maquillar antes del descanso (7-18). La renta hizo intrascendente la segunda mitad, en la que el Barcelona bajó la intensidad en defensa, pero aun así amplió su ventaja hasta los 14 goles que reflejó el 23-37 final.

En semifinales, el Barça se deshizo del Ademar León por 28-21, mientras que el Bidasoa clasificó a la final disputada en Lérida eliminando al Granollers (30-25).